Vamos al bosque 

Minientrada


Vamos al bosque a jugar, quiero que me tomes de la mano y me abandones para buscarte.

Vamos al bosque otra vez, pero esta esta ocasión  será  de noche  para hacer el amor a la luz de la luna y en una cama de hojas.

 Quiero ir  al bosque de nuevo para que entre risas nos preguntemos lo doloroso y sin miedo hablemos.

Es lo verde de la naturaleza  lo que quiero  ver, es lo café  de tus ojos lo que deseo observar para toda la vida.

Anuncios

¿En qué  radica tu belleza? 

Estado


Dime en que  radica tu belleza,  esa caso  en tu carácter o en esa cara de  tristeza.  

Dime niña de ojos de miel por  qué tienes tan terraza la piel. No tengas miedo y ven solo quiero quiero estar a tu lado otra vez. 

Dime por qué  tu sonrisa me ignotiza   y tu cabello hace que me pierda en tan pequeño espacio. Vamos , dime niña que tienen tus pasos.

Me encanta contemplar tu espalda tato como las palmas de tus manos.  Mas  te confieso que muero por probar tus labios.

No importa que no digas nada, quédate así callada mientras yo sigo descifrando  tu belleza aquí con mi imaginación, haciendo  a un lado la lógica para  soñar con la agonía de mi alma en una ilusa pregunta retórica  ¿ Tienes idea de cuanto me gustas? 

Soy esa parte de ti

Cita


Has hablado de  mi, no lo niegues y ¿sabes por què lo haces? porque soy parte de tú historia. Y  no cualquier  parte.

Soy la parte que te enseñò a llorar de felicidad y a exteriorizar la ternura que una persona te puede provocar .

Soy la parte de tu vida que vivía ahì ambulante hasta que nos vimos a los ojos y decidimos amarnos.

Soy la parte de tu vida que te ha hecho conocer cómo se desgarra el corazón en desiluciones y rencor.

Soy esa parte que odias y no olvidas por la simple razòn que soy el amor de tu vida. 

No creo que sea hilo rojo  

Estado

Dicen que un hilo rojo nos une para siempre. Yo no creo que sea así, creo que es un hilo verde.

Siempre que escapamos uno del otro tenemos la certeza de que nos buscaremos, por miedo a perder lo que hemos construido, por miedo a desperdiciar todos estos años.

Nos aferramos a lo que quizás no exista, con tal de llenar la soledad que nos acompaña desde el vientre.

En tus ojos veo ese hilo de esperanza que te mueve a intentarlo una vez más, y crees que lo haces por amor, no cariño, eso se llama cobardía.

No es un hilo rojo lo que nos hace volver a encontrarnos, no es por eso que hoy he tenido noticias tuyas, no es por eso que nos hemos encontrado de nuevo en la cafetería, no.

Tú y yo sabemos lo que nos gusta. La esperanza nos permitió conocernos, tanto, que ya sabemos donde buscarnos, y la cobardía nos impide olvidarnos. ¿Lo entiendes? no es un hilo rojo.

Pero no fui cobarde

Estado


Estábamos solas y pensábamos hacerlo, el corazón se nos aceleró, ella subió la mano y las tocó, yo solo pensaba si eso me haría sentir mejor.

Nos vimos a los ojos y nos pusimos a reir, jamás tendríamos el valor o la cobardía de arriesgarnos de ese modo.

Si yo hubiera apagado la luz ese día muchos rincones hubieran quedado a oscuras, a muchas  mujeres les habría privado de largas tardes de carcajadas 

Si hubiera decidido cerrarme los ojos, a muchos hombres hubiera privado del placer de tocar mi cuerpo y del calor que se siente cuando amas, cuando deseas, cuando disfrutas.

Si hubiera decidido parar mi corazón, hoy no sabría lo que es amor, deseo, felicidad, sueños, dolores y decepciones.

Si aquel día ella además de tocarlas las hubiera abierto y me las hubiera dado, vos no estuvieras invirtiendo tu tiempo en esto. 

Pero no fui cobarde y espero no serlo nunca.

Prometiste hacerme feliz

Estado

Tené el valor de mirarme a los ojos y explicame por qué. No te quedes callado, tené los huevos.

Ya veo que para vos fueron nada los momentos en que  juraste, viendome a los ojos, nunca mentirías.

Qué ingenua, ese juramento ya era una mentira, y ahora me pregunto cual de tus sonrisas fue la verdadera.

Pero si lo pensamos bien, yo era feliz con vos, lo que significa que si cumpliste tu promesa, o acaso fue que yo tomé unas ilachas  de tu vida para hacerme feliz con ellas. Ya no me importa.

Quizas  no me hiciste feliz porque ni siquiera sabes cómo sonreir. 

Cuándo vas a hablar 

Estado

Si dicen que en silencio hablas, pues espero que ahora lo hagas, puede que sea exigente pero me harté de pedirlo amablemente.

La educación se desvanece cuando puede más la desesperación.

Està bien, no me hables, pero despues no me preguntes por qué te grito.

Así a como grito yo mis dudas, quiero que grités vos las respuestas, a caso no ves que no soy tan fuerte como muchos piensan.

Si supieran que en la oscuridad lo que brilla son mis lágrimas, si vieran como mi alma busca salir de mi cuerpo porque ya no lo soporta.

Y no busco respuestas en otro lado, y no le reclamo a nadie, solo a vos, lo peor es que todos opinan y hablan menos vos.