Ahí también es bello

Estándar

Sin miedo y con ansias me acerqué  a la orilla  esperando que llegara o se fuera algo.

Solo podía ver los tonos naranjas y rojizos  que se exibian  al final de las olas, era demasiado hermoso para estar por siempre.

En mi intento  por observar  completamente aquella pintura natural giré  mi cara hacia la izquierda y me encontré con otra belleza que difícilmente  es tan admirada  como el atardecer. 

Ahí estaba  silenciosa, observadora, prudente y misteriosa  sin ánimos de que le digan¡ qué  bella! Pero con la intención  de  que todos se pierdan en ella.

Por miedo a no ver mientras tenia  los ojos habernos volví el rostro, pero   ya no estaba  la cálida ilusión, así que que no queda más  que admitir que  todo es bello en la medida que lo vea.

Luego  de unos minutos sin luz, empezaron  mis ojos a ser capaces de  encontrar la belleza que por miedo  siempre me había impedido ver en medio de la noche. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s