Oración

Estado

Sé que ayer te reclamé y en la noche te grité, pues he interpretado tu silencio como abandono y  a veces castigo.

En mi no hay humildad, mucho menos fe para confiar que no me haz  abandonado, solo tengo terquedad y soberbia.

La razón me mata, pero es exitante cuestionarlo todo, es exitante hasta que me descubro nada.

Me sorprende reconocerme nada, inútil y mala, cuando meses atrás no me creo todo, pero si mucho, mi felicidad era falsa, sin embargo eso me consolaba. 

Hoy, después de provocarme tantas heridas que aún no puedo sanar, te imploro me ayudes a encontrar la felicidad. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s