Una costeña sin hijos

Estándar

Hay historias que no deben quedarse en un cajón sin aer leidas. Hace dos años, cuando estaba en primer año de mi carrera, conosí  a Lorna Wrightsg, una costeña  nicaraguense más que sufrió discriminación, pero nada la pudo detener para cuidar a sus cinco hijos.

Lorna Wrightsg es una mujer de 66 años originaria Puerto cabeza, la séptima de 15 hermanos.  En este relato nos cuenta como Dios le permitió atravesar luchas legales, de emigración y discriminación, para poder cuidar de cinco sobrinos que su hermana le encargó antes fallece.

Durante el gobierno de Somoza, la familia de Lorna luchaba por sobrevivir, su madre buscaba ropa para lavar y planchar mientras  ella  trabajaba como doméstica.

Su hermana Lorena contrajo matrimonio y al poco tiempo empezó a tener sus hijos, sus embarazos eran muy seguidos, por lo cual, tuvo un aborto espontaneo del cual no se cuidó y salió nuevamente embarazada lo que le provoco cáncer, por esta   razón  su esposo la abandono, pues ya no le podía servir como mujer

Lorena regreso a casa de su madre, y al sentir que moría le pidió a su hermana Lorna  que se hiciera cargo de los cinco hijos. Ella no quería que sus hijos crecieran con su madre ya que todos sus hermanos eran alcohólicos.

Lorna hizo los trámites legales para obtener la custodia de los niños y asi poder sacar a sus sobrinos del puerto. Ella buscó ayuda con sus pastores Roberto Miranda y su esposa este hombre había trabajado para el gobierno de Somoza lo que le permitió conseguir un avión que la podía llevar junto a  con  sus cinco sobrinos a Managua para luego dejarlos en un orfanato donde su tia los podría visitar cada fin de semana.

Lorna habla del temor que la invadían al momento de hacer los trámites , pues, las decisiones en la familia solo las tomaban los varones y las mujeres se sujetaban a ellas sin apelar.

Poco tiempo después de la muerte de Lorena su madre se dio cuenta de los planes que tenían para sus nietos y busco un abogado para impedir que se los llevaran, porque  la señora concebía a los blancos como gente mala que lo único que querían para los negros era la muerte, por esto  Lorna no pudo sacar a sus sobrinos del puerto ,pero, ella busco otra manera para ayudarlos. Los pastores que ya le habían ayudado anteriormente le ofrecieron ir a Jinotega a buscar trabajo.

Estando en Jinotega consiguió trabajo con una de las familias más adineradas de ese lugar, Los Castellones.

Al inicio fue muy duro ,no sabía hablar español, mis patrones trataban muy bien ,pero, algunos compañeros de trabajo no, en ocasiones obligaban hacer el trabajo de nuevo.

La gente del pueblo se burlaba de ella cuando la veía en la calle, tanto por su color como su forma de vestir; los jóvenes le gritaban “bruja”, ella no entendía lo que significaba aquella palabra hasta que algunos compañeros le explicaron.

Cuando sus patrones la enviaban a la  pulpería, la dueña del lugar se burlaba de ella por su forma de hablar el español, Lorna no sabía los colores y cuando tenía que comprar algo de color negro ella señalaba el objeto y su  piel para que le pudieran entender.

Con el tiempo cambio de trabajo, siempre pendiente de sus sobrinos y enviándoles dinero para su formación.

En uno de sus trabajos conoció a María Urbina  quien la evangelizó, lo que le permitió a  Lorna   convertirse al cristianismo, y ahora Urbina es la pastora de Lorna.

María le dijo a Lorna que se estaba llevando a cabo un proyecto que beneficiaba a personas que no tenían casas. Ella  pensó que teniendo una casa su madre le permitiría sacar del puerto a sus sobrinos, envió la primera solicitud  para ser parte del proyecto y se le negaron, lo mismo paso con la segunda y tercera solicitud, pero nunca perdió la fe y a la cuarta vez se la aceptaron , a diferencia de la mayoría de sus vecinos que a la primera solicitud  formaron parte del proyecto.

A pesar de tener su casa Lorna Wrightsg no pudo llevar a sus sobrinos a Jinotega. Pasado un  tiempo  consiguió trabajo de limpieza, en el hospital Victoria Motta de ese departamento de Jinotega  y con los años  logró ascender a Operadora del centro de equipos.

Lorna a pesar de todo le cumplió a su hermana pues, Lorena su sobrina mayor es ahora directora del Colegio Moraba, su otra sobrina Diana trabaja en el CDI, Bety vive en Blufields , Katy es doméstica y su sobrino Floy no quiso estudiar pero ya formo su hogar en el Puerto.

Lorna ya está jubilada, visita a los enfermos de los barrios de Jinotega, confiesa que se siente Jinotegana y le da gracias a Dios por todo lo que ha dado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s